miércoles, 4 de marzo de 2009

Como cuidar tu lavadora



La lavadora es uno de los electrodomésticos más utilizados en el hogar.
Si queremos que nos dure por mas tiempo en excelentes condiciones de uso, es imprescindibles que le hagamos un mantenimiento cada tanto y que además lo usemos correctamente para no dañar ninguna de sus partes o mecanismo.
De esta manera nos evitaremos tener que llamar el servicio técnico unas cuantas veces.

El cuidado y mantenimiento de la lavadora o lavarropas debe comenzar desde el primer momento en que este aparato llega a la casa. Por eso, es muy importante elegir el
lugar adecuado para el mismo.

El ambiente de la casa elegido no debe ser en exceso húmedo, debe contar con un piso firme y con una ficha para enchufarlo en perfectas condiciones y con
toma a tierra. Si ningún ambiente reúne estas características será mejor remodelar alguno antes de instalar la lavadora.

Mantenimiento del filtro
La mayoría de los lavarropas posee
dos filtros. Uno que filtra el agua que entra y otro, que generalmente se encuentra en la parte delantera del aparato, que filtra el lavado. Ambos filtros deben ser revisados periódicamente para comprobar que se encuentren limpios, para ellos los debemos retirar y limpiar. Generalmente se pueden retirar las impurezas fácilmente, colocando los filtros debajo de un chorro de agua.
Para el primer filtro, que es el que se encuentra en la toma de agua, deberemos cerrar la llave de paso, retirar la manguera y luego la rejilla que hay en su interior, lavarlo y volverlo a colocar. Esta rejilla impide que entren impurezas que el agua puede acarrear dentro del lavarropa.
El otro filtro, es el que retiene las impurezas del agua que se utiliza para lavar y son las que generalmente se desprenden de la ropa que estamos lavando, es muy común encontrar hilos, pequeños papeles, monedas pequeñas, etc.

Limpieza de los depositos
También deben ser limpiados con frecuencia, los depósitos en donde colocamos el jabón en polvo y el suavizante. Igual que en el caso anterior, se retiran y se enjuagan bajo el chorro de agua. Si no logramos limpiarlos en su totalidad, podemos utilizar una esponja suave para ayudarnos.


El cuidado y mantenimiento de la lavadora o lavarropas no requiere de demasiado esfuerzo y tiempo, solo de algunas tareas periódicas para lograr un trabajo más eficiente de nuestro aparato.

No se recomienda utilizar
alargadores o prolongadores para conectar el aparato a un enchufe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada